capaninez-e1569440159346

Niñez en movimiento : del adultocentrismo a la emancipación compilado por Santiago Morales y Gabriela Magistris

Reseña por Marta Martínez Muñoz

Ser personas adultas antiadultistas desde el Elogio de las nuevas generaciones

Como ya hemos defendido en otras ocasiones1, son pocas las categorías del campo de los estudios sociales – amén de objeto y sujeto de la investigación e intervención – que hayan cambiado tanto en las últimas dos décadas como la niñez. Especialmente en la región latinoamericana, hay una pujante producción interdisciplinar muy comprometida que apuesta por una legítima y vital investigación también desde diversos espacios de organización popular.

Esta producción en materia de estudios sobre la infancia, se abre paso firme en la región latinoamericana. Desde que a finales de los años 80 apareciera el rupturista paradigma del protagonismo social y político de la niñez, y cuyos principales postulados se deben a la inmensa obra (en teoría y praxis) del peruano Alejandro Cussiánovich (coautor del libro que se reseña), se han publicado numerosos textos al respecto. Sin embargo, muchos de ellos, precisamente por ser publicados al margen de revistas indexadas, a mi juicio no han merecido la debida atención por parte de la academia más ortodoxa.

De esta forma, el mundo de la investigación con y para la población infantil bulle en una eclosión metodológica que se está desarrollando en paralelo al redescubrimiento de niños y niñas como sujetos complejos cuyas prácticas y subjetividades debemos desentrañar. Esta nueva corriente, se enmarca, bajo mi consideración, dentro de varios ejes nucleares que desgrano a continuación.

El primero de ellos es transitar del protagonismo al co-protagonismo bajo enfoques emancipatorios, lo que interpela a las personas adultas que acompañan procesos de organización, investigan o gestionan proyectos, a revisar sus culturas adultocéntricas. Un segundo eje lo conforman los nuevos estudios sobre la descolonización del pensamiento sobre las infancias, un enfoque que llega de forma mucho más tardía que el de la descolonización (sin adjetivaciones) y que ha sido fruto del esfuerzo de diferentes colegas2. Un tercer eje, lo constituyen los estudios que abordan el rol de los niños, niñas y adolescentes, en su mayoría de poblaciones indígenas o pueblos originarios, en comunidades en resistencia o en defensa del territorio3 o conflictos armados tales como comunidades mapuches, zapatistas, cuyas vidas transitan en condiciones muy diferentes a las vidas de otros niños y niñas. Un cuarto elemento lo constituyen, a mi parecer, los estudios sobre los Movimientos Sociales de Infancia como actores clave en las dinámicas populares de diferentes países de América Latina, lo que se expresa de forma muy gráfica en el oportuno título de este libro: niñez en movimiento y pone en evidencia que la mayoría de los problemas sociales que afectan a la niñez desbordan lo privado y lo público y nos interpelan a construir desde lo común. Un quinto elemento, son las experiencias que vinculan a las niñas y niños con experiencias de feminismo4, desde edades tempranas y que aún es un factor muy incipiente, destacando, en este libro, el artículo Potenciando la lucha feminista: un feminismo desde y para la niñez (por el Espacio Feminista de La Miguelito Pepe).

Reconocer, a contracorriente, la diversidad de las niñeces o infancias múltiples amerita, sin duda, de enfoques, disciplinas y metodologías diversas. Por ello, creemos que ya queda un tanto vetusto que sean los llamados (ya no tan) nuevos estudios de sociología de la infancia, quienes hayan ostentado el patrimonio de esta nueva mirada. Son ya numerosos los aportes desde la pedagogía, la antropología5, la historiografía que se esfuerzan por reconstruir la historia de las infancias en América Latina6 donde encontramos un especial aporte de los estudios desde las teorías feministas7.

El libro que reseñamos, Niñez en movimiento…, se enmarca en esta nueva corriente y nos presenta cuáles son los posibles logros y desafíos de apostar por el coprotagonismo desde un doble eje: el del estatus social de niños y niñas como agentes sociales en movimiento, pero también en las agendas, enfoques y prioridades de las y los investigadores de los movimientos populares y del mundo académico de diversos países. Como indican sus coordinadores en el prólogo del libro: “pensar a la niñez en movimiento implica un desafío político creativo y heroico. Significa la apuesta por contribuir a la emergencia de unas ideas otras, un pensamiento niño, una reinvención niña, y una acción revolucionaria desde las nuevas generaciones hacia una emancipación en sentido integral”.

Se trata de una sugerente obra colectiva, de inexcusable lectura, que se enmarca en una serie de dignas experiencias editoriales, muy frecuentes en América Latina, aquellas que cabalgan sin prejuicios entre una academia comprometida, militante, y entre la aparente periferia de la investigación: la de las experiencias de numerosos movimientos sociales capaces de generar conocimiento y prácticas “desde abajo” de alto valor y rigor aunque sus publicaciones queden exentas de las, en no pocas ocasiones, perversas lógicas de la indexación; lógicas en las que los académicos se sienten cada vez más presionados por la necesidad de publicar en las más ambicionadas revistas.

Finalmente, cabe destacar, el sentido polifónico de esta obra que ha sido editada bajo licencia de copyleft y en la que participan diez autores de tres países (Argentina, Alemania y Perú), publicada por tres editoriales independientes enmarcándose en un proyecto que inicia con la voluntad de llevar a cabo una colección titulada: niñez y emancipación. El libro se estructura en tres grandes apartados: I.- Protagonismo de la niñez como horizonte emancipatorio; II.- Un sistema de dominación múltiple y III.- Movimientos Populares de Niñxs y Adolescentes trabajadorxs. En cada uno de los apartados destacan especialmente, a mi juicio, el capítulo Hacia un paradigma otro: niñxs como sujetxs políticxs co-protagonistas de la transformación social (de Santiago Morales y Gabriela Magistris) que abre el libro; Colonialismo y la colonización de las infancias a la luz de la teoría poscolonial (de Manfred Liebel); así como el titulado Experiencias de niñxs y adolescentes trabajadorxs organizadxs: participación protagónica y valoración crítica del trabajo (de Giovanna Bendezú Aquino y Yim Rodríguez Sempértegui). Este último, testimonio adulto del recuerdo (del latín, «volver a pasar por el corazón») del ejercicio del protagonismo resulta especialmente interesante, puesto que las vivencias, al ser recordadas, cuentan con la impronta personal y la subjetividad de la experiencia propia: en este caso, haber sido un niño y una niña trabajadora organizados en el movimiento de NNATs (niños, niñas y adolescentes trabajadores) de su país natal, Perú.

En definitiva, considero este libro, una lectura imprescindible para todos aquellos profesionales relacionados con los estudios de infancia, dado el compromiso y trayectoria de sus autores que dignifican la apuesta teórica y práctica que nos comparten. Sus reflexiones nos invitan para acercarnos al equilibrio necesario para ser personas antiadultistas, confiando de forma plena en las capacidades de las nuevas generaciones, y yendo mucho más allá de las cómodas torres de marfil donde aún suelen ubicarse algunas investigaciones relacionadas con el amplio mundo de las infancias.

 

Fuente: https://desidades.ufrj.br/es/bibliographic_info/ninez-en-movimiento-del-adultocentrismo-a-la-emancipacion-de-santiago-morales-y-gabriela-magistris/